Cusco. El presidente peruano, Martín Vizcarra, y el ministro de Transportes y Comunicaciones, Edmer Trujillo, firmaron este viernes el contrato para el movimiento de tierras del Aeropuerto Internacional de Chinchero, moderna infraestructura aérea que será construirá como parte del compromiso de este gobierno.

“Un proyecto de suma importancia para Cusco y el Perú, empieza hoy, con el Aeropuerto Internacional de Chinchero. En Cusco ratificamos nuestro compromiso con esta región y sus ciudadanos”, dijo Vizcarra ante los representantes de las comunidades de Racchi Ayllo, Ayllopongo y Yanacona.

Resaltó la estrategia que se ejecuta para materializar el terminal aéreo internacional y que “la construcción será como una obra pública. Garantizamos que en el plazo establecido la obra estará al 100%”.

Los trabajos para el movimiento de tierras, que fueron sometidos a un proceso de licitación pública, requerirán de una inversión de US$34,6 millones de soles (US$10,2 millones) para la ejecución de trabajos en un área de 483.524 metros cuadrados, correspondientes a la zona sur del futuro aeropuerto cusqueño.

La construcción del Aeropuerto Internacional de Chinchero se ejecute a través de un acuerdo de Estado a Estado. Se estima que durante el primer trimestre del 2019 los países interesados en el proyecto remitan al MTC sus propuestas para la evaluación.

En ese espacio se implantará la zona de seguridad de extremo de la pista y el sistema de luces para la aproximación a la pista.

El plazo de ejecución de las obras es de 272 días calendario (nueve meses). El inicio de trabajos, previsto para este mes, comprenderá labores preliminares de movilización de equipo mecánico; trazo, replanteo y reconocimiento de puntos topográficos.

Luego, en la etapa de movimiento de tierras, se harán excavaciones y se procederá a la ejecución de terraplenes y rellenos. Se hará un corte y relleno masivo de 1,1 millón de metros cúbicos de material. Todo ello acompañado de un plan de manejo ambiental y arqueológico.

El movimiento de tierras involucrará el despliegue de tractores orugas, camiones cisterna, volquetes, cargadores frontales, motoniveladoras, rodillos, entre otra maquinaria.

A la par, se espera que la construcción del Aeropuerto Internacional de Chinchero se ejecute a través de un acuerdo de Estado a Estado. Se estima que durante el primer trimestre del 2019 los países interesados en el proyecto remitan al MTC sus propuestas para la evaluación.

“Esperamos que en el primer semestre del 2019 se adjudique el contrato”, agregó el jefe de Estado.

 

Se completa adquisición de terrenos. Culminada la ceremonia, el ministro Edmer Trujillo se trasladó hasta los terrenos de la comunidad campesina de Racchi Ayllo -ubicada en el distrito de Huayllabamba, provincia de Urubamba- para entregar un cheque por 43,6 millones de sole (US$10,2 millones) para la adquisición de 35,76 hectáreas sobre las que se construirán vías y áreas de acceso para el esperado terminal aéreo internacional.

“Prometimos venir a Racchi Ayllo y aquí estamos, para hacer posible la entrega de estos importantes recursos. Estamos trabajando para concretar el aeropuerto, esta obra tan importante para el Cusco y el país. Estamos cumpliendo nuestros compromisos y estamos agradecidos por la disposición al diálogo permanente de la comunidad para el trabajo coordinado”, señaló.

De esta forma, se completa la compra de las áreas necesarias para el proyecto del Aeropuerto Internacional de Chinchero.

El ministro Edmer Trujillo, quien estuvo acompañado por el viceministro de Transportes, Carlos Estremadoyro, también indicó que el sector está trabajando para mejorar las condiciones de transitabilidad de la carretera nacional que conecta el Cusco con Urubamba.

“Estimamos que el próximo año concluiremos el expediente técnico de esta vía y luego iniciar la licitación”, manifestó.

Así, el MTC avanza hacia la materialización del aeropuerto Internacional de Chinchero. Se espera que este proyecto beneficie, de manera directa, a 1,2 millones de habitantes de la región, quienes accederán a una amplia y moderna infraestructura aeroportuaria, que podrá recibir un flujo inicial de 4,5 millones de pasajeros al año, con capacidad de hasta 6 millones de pasajeros.