La ola de calor y la sequía que atraviesa Argentina complica la producción del sector agropecuario. La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) redujo al final de este miércoles de forma dramática sus previsiones de cosecha para el maíz y la soja de Argentina a 48 millones y 40 millones de toneladas, respectivamente.

Las nuevas estimaciones para el ciclo 2021/22 son muy inferiores a los 56 millones de toneladas que había estimado para el maíz y los 45 millones que había previsto para la soja el mes pasado.

Argentina es el segundo exportador mundial de maíz y el principal proveedor global de aceite y harina de soja. Hace semanas que las condiciones secas que afectan al sur de Sudamérica están en los ojos de los operadores globales e impulsan los precios internacionales de los granos.

"Ya van casi 30 días sin milímetros (lluvias) significativos que den auxilio: el maíz sigue sufriendo dos golpes de calor que se han sucedido con apenas una semana de respiro en medio", describió la BCR en su reporte mensual de cultivos.

Según la entidad, el clima extremo ha puesto al maíz sembrado de manera temprana, que está en etapas clave de desarrollo, "contra las cuerdas", mientras que la actual campaña del maíz argentino dependerá del éxito del maíz tardío, que entra en etapas de desarrollo al final del verano austral.

El impacto de la sequía y las elevadas temperaturas es tal que la Bolsa de Rosario pasó de prever una cosecha récord de maíz (56 millones de toneladas) a estimar una campaña inferior a la del ciclo 2020/21, cuando se recolectaron 52 millones de toneladas.

Hasta la semana pasada los agricultores argentinos habían sembrado el 77% del área prevista para el maíz, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BdeC)

Soja

Con respecto a la soja, la BCR también describió un panorama sombrío para el cultivo, que podría registrar una caída en el área prevista de implantación.

"El estrés hídrico de diciembre ha frenado el crecimiento, produciendo aborto de flores, quemado de hojas, muerte de plántulas en las áreas más afectadas y comienza a haber abandono de cuadros (de siembra). Es alta la preocupación por lo que puede pasar en las próximas semanas", dijo la Bolsa.

La BCR señaló que de los 16,2 millones de hectáreas que prevé para la soja, 300.000 hectáreas podrían quedar sin sembrar por el clima.

Según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires hasta la semana pasada los productores argentinos habían sembrado el 87% del área esperada para la soja.