Ciudad de México. La producción de camiones y buses en México cayó con fuerza en diciembre, debido en parte a la incertidumbre que aún persiste sobre la puesta en marcha de una norma ambiental que obligaría a los fabricantes a armar y comercializar sólo vehículos que usen diésel limpio en el corto plazo.

El ensamblaje de vehículos pesados retrocedió un 37,2% el último mes del año pasado, a 9.005 unidades, consolidando la tendencia a la baja vista desde agosto, aunque la producción de todo 2019 registró un récord y creció un 12,1% a tasa anual, según cifras publicadas este miércoles por la Anpact, que reúne a firmas como Navistar, Kenworth, Mercedes-Benz, Freightliner y Volkswagen.

La asociación sectorial atribuye las bajas mensuales en la producción a la indecisión de las empresas transportistas para renovar sus flotas debido a la incertidumbre alrededor de una norma sobre el uso obligatorio de diésel limpio (DUBA) a partir de 2021.

La duda recae en el hecho de que la petrolera estatal Pemex, el mayor comercializador de combustibles en México, no podrá proveer DUBA sino hasta 2025, lo que dejaría a los transportistas sin el abasto garantizado.

La Anpact pide modificar la norma ambiental para que los motores que usan diésel convencional puedan coexistir con las que requieren DUBA hasta que se garantice el abasto de diésel limpio en todo México.

Las ventas al mayor, las más representativas del sector, también bajaron un 33,6% en diciembre, a 2.828 unidades, lo que para Miguel Elizalde, presidente de la Anpact, evidencia que la norma ambiental está afectando más a la industria que a los comercializadores.

Las exportaciones, que representan un 85% de la producción, retrocedieron un 27,4% en diciembre tras disminuir un 4,2% en noviembre, afectadas por una menor demanda en Estados Unidos y Canadá, sus principales mercados, que también incide en la desaceleración de la producción, según la asociación.

En todo el año, sin embargo, los envíos al exterior repuntaron un 13,9% a tasa anual y alcanzaron un máximo histórico de 168.265 unidades, dijo la Anpact, que señala que México es el sexto productor y el cuarto exportador de vehículos pesados del mundo.