Londres. La firma de investigación Rystad dijo este lunes que la producción de crudo de Venezuela podría caer a 680.000 barriles por día (bpd) en el 2020, desde los 1,34 millones de bpd registrados a fines del 2018, considerando el escenario más débil.

"En el escenario base mínimo, en donde el status-quo continúa y Venezuela es incapaz de compensar los efectos de las sanciones de Estados Unidos y asegurar nuevo financiamiento, el país podría ver una reducción adicional de 20% en la producción de crudo este año, con lo que caería a 800.000 bpd, antes de descender a 680.000 bpd en 2020", dijo Rystad.

Uno de los factores que contribuiría al declive en Venezuela es la imposibilidad bajo las sanciones de Estados Unidos de importar diluyentes, como la nafta, para mezclar con su crudo pesado.

El país sudamericano importa en la actualidad 60.000 bpd de nafta desde Estados Unidos, principalmente desde la subsidiaria de la estatal PDVSA Citgo, dijo Rystad.

Venezuela es uno de los miembros fundadores de la OPEP y una vez fue uno de los tres principales productores, pero el bombeo ha bajado durante años por el desplome de la economía del país. Junto con Libia e Irán, Caracas está exenta del último recorte de suministro liderado por la OPEP.