Buenos Aires. La provincia argentina de Neuquén suspendió la licencia ambiental a la petrolera estatal YPF tras un derrame en el yacimiento Bandurria en la zona petrolera no convencional denominada Vaca Muerta.

La empresa dijo el miércoles que “la medida afecta los ‘pads 8 y 9’, donde se produjo la urgencia el día 19 de octubre y la zona próxima por precaución y no impide el desarrollo en otros ‘pads’ programados”.

Tras el derrame, organizaciones sociales, ambientales y de derechos humanos presentaron una denuncia penal ante el Ministerio Público Fiscal de Neuquén, un distrito ubicado en la Patagonia.

“La empresa ha venido teniendo un diálogo fluido y constante con las autoridades de aplicación, compartiendo sistemáticamente los avances de los trabajos de remediación, que están avanzando rápidamente”, dijo YPF.

La petrolera estatal invertirá entre US$4.000 millones y US$5.000 millones por año hasta el 2023 para incrementar su producción de crudo y gas, dijo recientemente a Reuters el presidente ejecutivo (CEO) de la empresa, Daniel González.

Vaca Muerta es una gigantesca formación geológica que podría albergar una de las reservas de hidrocarburos más importantes del mundo.