Ciudad de México. La refinería que el gobierno de México planea construir en el estado de Tabasco (sureste) tendrá una vida útil mínima de 20 años y su costo será de poco más de US$8.000 millones, informó este lunes la secretaria de Energía, Rocío Nahle.

La funcionaria precisó en una rueda de prensa que la nueva refinería contará con 17 plantas de proceso, con las cuales se busca revertir el aumento del 70% en importaciones de productos petrolíferos que ha hecho el país en los últimos años.

"En su operación una refinería como tiempo mínimo de vida útil es de 20 años, aunque nuestras refinerías tienen más de 50, 60 años, vamos a producir gasolina, diésel, propileno, gas licuado, coque y azufre", dijo.

"La infraestructura y refinación (...) se ha mantenido sin crecimiento durante casi tres décadas frente a una demanda interna de petrolíferos que aumenta a tasas del 2,9% anual", precisó la funcionaria.

Nahle agregó que los recursos totales requeridos para la obra serán de US$8.134 millones, de los cuales US$7.508 millones provendrán de los paquetes que el gobierno está licitando mediante procedimientos llamados de "invitación restringida".

Nahle agregó que los recursos totales requeridos para la obra serán de US$8.134 millones, de los cuales US$7.508 millones provendrán de los paquetes que el gobierno está licitando mediante procedimientos llamados de "invitación restringida".

Acompañada por el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, la secretaria dijo que hasta el momento se han entregado cinco paquetes de los seis disponibles a empresas como ICA Fluor Daniel, Samsung Engineering y Kellog Brown & Root, entre otras.

El mandatario mexicano ha señalado a la refinería Dos Bocas como uno de los proyectos estratégicos de su período presidencial de seis años, con la que busca alcanzar la autonomía energética.

En la conferencia, López Obrador expresó que la refinería tiene el propósito de dejar de comprar las gasolinas en el extranjero, para darle "valor agregado a nuestra materia prima, al petróleo crudo".

"Además de hacer valer nuestra soberanía, (se trata de) no depender del extranjero en un asunto tan delicado como es el abasto de gasolinas", resaltó.

La nueva refinería tendrá una capacidad para procesar 340.000 barriles de petróleo por día.