La aplicación colombiana de entregas Rappi espera la autorización de las autoridades para operar como banco digital en el país sudamericano en el primer trimestre del próximo año, dijo este lunes un alto directivo de la compañía.

Con la eventual aprobación, la aplicación proyecta ampliar los servicios como entidad financiera dentro del joint venture que surgió en 2019 entre Rappi y el Banco Davivienda bajo el nombre de RappiPay en Colombia y con el que ofrecen una tarjeta de crédito y una cuenta de depósito electrónico.

"Nosotros queremos ser un banco completo, donde vamos a estar siendo el banco ideal para todos los que viven en el ecosistema de Rappi, no solo las personas naturales que son los consumidores, también los rappitenderos y las personas jurídicas que son los negocios", dijo a Reuters, Gabriel Migowski, presidente de RappiPay Colombia.

"Realmente estamos primero muy enfocados en crear la mejor experiencia de tarjeta de crédito para después empezar una oferta a las medianas y pequeñas empresas que viven dentro de Rappi", agregó.

Actualmente Rappi ofrece algunos servicios financieros en Colombia, México, Brasil, Perú y Chile que varían dependiendo de las regulaciones en cada país, pero no tiene la oferta completa de un banco digital.

En Colombia RappiPay tiene alrededor de 750.000 usuarios y ha generado más de 120.000 tarjetas de crédito.

Migowski dijo que Rappi y Davivienda acordaron una inversión de unos US$ 100 millones en RappiPay y "ambos socios están comprometidos en seguir fondeando la compañía en la medida en que va creciendo".

Rappi, fundada en 2015 y que recibió una inversión de US$ 1.000 millones de SoftBank, opera en más de 250 ciudades de nueve países de América Latina.

En agosto Rappi levantó en una ronda de inversión un poco más de US$ 500 millones, con lo que su valoración subió a US$ 5.250 millones.

La aplicación cuenta con unos 150.000 repartidores activos, para entregar bienes y servicios.

Rappi aclaró la semana pasada que aún no ha tomado ninguna decisión para una eventual oferta pública inicial, luego de que el cofundador Juan Pablo Ortega fue citado en informes de prensa afirmando que la firma prepararía el trámite en el primer semestre de 2022.

Los denominados unicornios tecnológicos están activos en los mercados de capitales aprovechando la amplia liquidez.

La empresa brasileña de tecnología financiera Nubank, valorada en US$ 30.000 millones, presentó en octubre una solicitud de oferta pública inicial de acciones (OPI) en Estados Unidos.