El refinador estatal de Curazao, Refineria di Korsou (RdK), dijo el martes que un tribunal holandés le otorgó el derecho a vender la participación de una subsidiaria venezolana que tiene las acciones de un terminal petrolero en la vecina Bonaire para cobrar las deudas de la estatal Pdvsa.

Cualquier venta de las acciones de Propernyn, una empresa de Pdvsa en los Países Bajos que es propietaria de la terminal Bopec de Bonaire, sería un revés a los esfuerzos de Pdvsa por mantener sus activos en el extranjero, que cada vez más están en la mira de los acreedores que buscan cobrar sus deudas.

Pdvsa operó la refinería Isla de RdK, de 335.000 barriles por día (bpd), hasta fines de 2019. RdK alega que Pdvsa no realizó pagos mensuales por el arrendamiento estipulados en su contrato por casi dos años, y a principios de 2020 obtuvo una sentencia en la corte de Curazao ordenando a Pdvsa para pagar casi US$ 52 millones.

RdK luego adjuntó las acciones de Pdvsa en Propernyn y solicitó el permiso de los tribunales holandeses para venderlas, lo que fue impugnado por Pdvsa. El Tribunal de Apelación de La Haya dictaminó el 14 de septiembre que RdK podría proceder con la venta, según muestran los registros judiciales.

RdK dijo en un correo electrónico que ahora calcularía el valor de las acciones de Propernyn y buscaría autorización judicial para realizar una subasta o realizar una venta pública. La empresa agregó que honraría a otros acreedores que también han reclamado las acciones.

RdK no especificó quiénes eran esos acreedores, pero los registros judiciales neerlandeses muestran que la compañía petrolera ConocoPhillips, con sede en Houston, también tiene un embargo de ejecución contra las acciones de Propernyn de Pdvsa.

Conoco tiene un laudo arbitral de US$ 2.000 millones contra Pdvsa por la expropiación de sus activos venezolanos en 2007. La empresa estadounidense ha recuperado US$ 754 millones. 

Bopec podría almacenar un máximo de unos 10 millones de barriles de petróleo y permite la carga de supertanqueros por su muelle de aguas profundas. Pero el año pasado Bonaire le ordenó trasladar el petróleo a tanques más seguros debido a los riesgos ambientales, citando la falta de mantenimiento de Pdvsa..

Pdvsa no respondió a una solicitud de comentarios.