Brasilia. El Tribunal del Consejo Administrativo de Defensa Económica (Cade) decidió este miércoles confirmar la venta de la división de aviación comercial de Embraer a la fabricante estadounidense Boeing, que había sido aprobado en enero sin restricciones.

La mayoría de la junta aceptó la decisión del asesor-relator, Luiz Hoffmann, quien tomó una posición en contra de la apelación presentada por el Ministerio Público la semana pasada cuestionando la operación entras las compañías. 

Para el colegiado, el Ministerio Público no tenía legitimidad para actuar en este tipo de casos de concentración.

El Ministerio Público solicitó un nuevo análisis del acuerdo de adquisición por haber identificado "algunas omisiones" en la decisión tomada por la Superintendencia General del Cade al evaluar el mercado que se vería afectado por la operación.

Uno de los puntos cuestionados por el Ministerio Público fue sobre el impacto del acuerdo para la aviación regional, es decir, el segmento de aeronaves con menos de 100 asientos.

El Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE), aprobó a finales de enero la operación afirmando que que las dos empresas no compiten en los mismos mercados y que por ello la operación no representa riesgos para la competencia. 

Boeing y Embraer anunciaron una "joint venture" que resultará en una nueva compañía valorada en US$4.750 millones, y que pretende hacer frente a la unión entre las dos rivales de ambas, la europea Airbus y la canadiense Bombardier, que anunciaron a inicios de 2018 un acuerdo.