Río de Janeiro. El sector de la aviación civil brasileña deberá expandirse entre un 2% y 3% este año y llegar a 200 millones de pasajeros en más de 200 localidades de Brasil en 2025, informó el gobierno.

El anuncio lo hizo el ministro de Infraestructura, Tarcísio Gomes de Freitas, durante la sesión inaugural de la 16ª Asociación Latinoamericana de Transporte Aéreo (ALTA), en Brasilia, ante representantes del sector aéreo de toda la región.

Gomes resaltó que a pesar de que este año ha sido "extremamente difícil" para la aviación civil brasileña, "el mercado crecerá de un 2% a un 3% en 2019".

Entre dichos problemas destacan la quiebra de Avianca Brasil, la cuarta mayor aerolínea del país, los problemas con el Boeing 737 MAX, la concentración de mercado y problemas de oferta y demanda.

Para Gomes, acabar con la gratuidad para facturar maletas y la apertura del capital extranjero en las aerolíneas atrajo a varias empresas del sector para Brasil. "¿Quién no quiere un mercado con 200 millones de consumidores?", preguntó.

Ante el público presente, Gomes destacó que el gobierno logró este año importantes avances para el sector aéreo en el Congreso, como permitir que empresas de capital extranjero operen en Brasil, y mantener que las aerolíneas puedan cobrar por facturar las maletas.

"Con una mala relación aprobamos el capital extranjero, mantuvimos el veto a la franquicia de equipaje y aprobamos la reforma de la Seguridad Social. Imagina si fuéramos buenos con la articulación política", ironizó el ministro a las críticas sobre la mala relación entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo.

Para Gomes, acabar con la gratuidad para facturar maletas y la apertura del capital extranjero en las aerolíneas atrajo a varias empresas del sector para Brasil.

"¿Quién no quiere un mercado con 200 millones de consumidores?", preguntó.

En 2018, el mercado brasileño de la aviación transportó a 117,6 millones de pasajeros, según datos de la Agencia Nacional de la Aviación Civil (ANAC).

Para incentivar al sector, el ministro anunció que el gobierno brasileño anulará el valor adicional cobrado en las tasas de embarque de los vuelos internacionales, de US$18, algo que debe atraer a más empresas de bajo costo para volar en Brasil.

"Tenemos medidas interesantes que están por venir, que volverán al mercado de la aviación cada vez más apto para los inversores extranjeros", aseguró.