Ciudad de México. La empresa petrolera Royal Dutch Shell recibió este miércoles la autorización para la perforación de pozo exploratorio en aguas ultraprofundas Chibu-1EXP, del Golfo de México.

Durante la 13ª Sesión Ordinaria de la reguladora Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) de México, se detalló que la perforación del pozo, que está frente a las costas de Tamaulipas, tardará 85 días a partir del 5 de diciembre y con el estimado de terminar el próximo 21 de febrero del próximo año.

Shell espera hallar 143 millones de barriles en el oligoceno y 76 millones de barriles de petróleo crudo equivalente en el jurásico, de acuerdo a su propuesta, dada a conocer por la CNH.

El proyecto, se indicó, que el costo de perforación es de US$93,3 millones, de los cuáles, 87,1 millones se irán al pozo y los 6,2 millones restantes servirán para acciones de abandono.

El órgano regulador, adelantó que los trabajos tendrán una trayectoria tipo J, un tirante de agua de 2.760 metros y una profundidad total de hasta 6.731 metros verticales.

Se detalló que para este fin se utilizará un barco perforador tipo Deepwater Thalassa.

Royal Dutch Shell opera cinco áreas en aguas territoriales mexicanas cerca de la frontera marítima de Estados Unidos y en 2018 ganó los derechos para explorar y producir nueve bloques en aguas profundas en el Golfo de México, en una subasta realizada por la CNH.

México busca elevar su producción de crudo y gas, a partir de una profunda reforma energética que puso en marcha en el 2014 y que abrió el sector a la inversión privada y extranjera.

La CNH lleva a cabo una serie de licitaciones para la perforación y exploración de pozos en México.