Londres. Royal Dutch Shell se comprometió a mantener la disciplina de gasto este año, pese a que las ganancias del año pasado aumentaron más de un tercio a US$21.400 millones, el nivel más alto desde 2014.

La compañía petrolera angloholandesa también informó de un fuerte aumento en la generación de efectivo, una señal más de que los ahorros de costos desde la desaceleración del mercado petrolero de 2014 se están notando en sus operaciones.

Sus acciones subían cerca de un 4%.

El sólido desempeño del cuarto trimestre fue impulsado por un alza de los precios del petróleo y el gas, así como por una mayor contribución del negocio de intermediación de petróleo y gas natural licuado.

"Cumplimos nuestras promesas para el año, incluida la finalización del programa de desinversión de US$30.000 millones y la puesta en marcha de proyectos de crecimiento clave, a la vez que mantenemos la disciplina en la inversión de capital", dijo en un comunicado el presidente ejecutivo, Ben van Beurden.

"Continuaremos con un fuerte enfoque en el desempeño en 2019, una postura disciplinada de inversión de capital que aumente nuestro flujo de efectivo y los retornos", agregó.

Shell es la primera gran petrolera en reportar sus resultados del año pasado. Los rivales estadounidenses Exxon Mobil y Chevron lo harán el viernes.

En el cuarto trimestre, la ganancia neta atribuible a los accionistas aumentó un 32% a US$5.690 millones por una reducción de costos. El resultado superó un pronóstico de la compañía de US$5.280 millones.