Buenos Aires. Conductores de poderosos sindicatos de taxi de Buenos Aires protestaban este jueves en las calles de la capital argentina contra Uber y otras aplicaciones para el transporte de pasajeros, acusándolas de operar de manera ilegal en la ciudad.

La marcha, que atraería a una gran cantidad de choferes de taxi, culminará en la Plaza de Mayo, un histórico punto de protesta de Buenos Aires, distrito que carece de un marco regulatorio particular para Uber.

"Nosotros para legalizar esto (la actividad de los conductores de taxis) pasaron 30 años, ellos (Uber) en menos de tres años están trabajando a la altura de nosotros", dijo un taxista que protestaba en una de las calles del centro porteño al canal local de noticias TN.

Por su parte, Uber, que opera en Argentina desde el 2016, sostiene que obedece las leyes argentinas, paga impuestos y que apoya que las ciudades del país aprueben legislación para compañías que ofrecen servicios para el transporte de pasajeros.

"Mantenemos una posición abierta al diálogo, a favor de regulaciones modernas que amplíen el acceso a los beneficios de la tecnología aplicada a la movilidad urbana", explicó la compañía el jueves a través de un comunicado.

A pesar de sus perennes dificultades económicas, Argentina es el país cuyo mercado ha crecido de manera más rápida para Uber, según datos de la empresa a los que Reuters tuvo acceso.

En Argentina conductores de Uber han sido el blanco de ataques violentos de choferes conocidos como "caza Ubers". Es común en Buenos Aires que conductores Uber pidan a sus pasajeros sentarse en el asiento del acompañante para evitar ser identificados por taxistas.