Sao Paulo. Una subasta del gobierno de Brasil para viabilizar soluciones de suministro de energía a Roraima cerró este viernes la contratación de una potencia nominal de 293,8 megavatios (MW), provenientes de nueve emprendimientos que deberán demandar inversiones multimillonarias.

El certamen se produce en momentos en que el Estado de la región Norte no ha recibido importaciones de energía de Venezuela, dependiendo de las térmicas de diesel.

Los ganadores de la subasta, que deberán iniciar el suministro a partir del 28 de junio de 2021, son las eléctricas Eneva y Oliveira Energia, además de BBF, Enerplan y Uniagro, según la Cámara de Comercialización de Energía Eléctrica (CCEE), responsable de la operación del certamen.

Eneva, cuyas acciones se dispararon más del 6% tras la subasta, vendió en el certamen la producción futura de la termoeléctrica Jaguatirica II, que utilizará gas del campo de Azulão, con cerca de 126MW en potencia nominal, mientras que Oliveira Energia viabilizó el proyecto Monte Cristo, a diesel, de 42MW.

La BBF comercializó la producción de proyectos que combinan biocombustible con biomasa y con radiación solar, con 17,6MW y 56MW, respectivamente. Uniagro deberá implementar cuatro proyectos de biomasa con virutas de madera, cada uno con 10MW, mientras que Enerplan también construirá una planta de biocombustible y energía solar de 11,5MW.

Eneva dijo que su emprendimiento, el de mayor capacidad e inversión prevista entre los ganadores, deberá demandar un total de 1.800 millones de reales (US$452 millones), siendo el 40% en moneda extranjera.

Eneva dijo que su emprendimiento, el de mayor capacidad e inversión prevista entre los ganadores, deberá demandar un total de 1.800 millones de reales (US$452 millones), siendo el 40% en moneda extranjera. Eneva comercializó energía a un precio de referencia de 798,17 reales por megawatt hora, con un ingreso fijo de 429,3 millones al año.

El campo de Azulão marca la expansión de la actividad de exploración y producción de Eneva más allá de la Cuenca del Parnaíba, y refuerza la experiencia de la compañía en la operación de activos en tierra y en regiones en el Norte y Nordeste del país.

"Después de un año de intenso trabajo, logramos desarrollar este proyecto de alta complejidad, pero tan importante para el Amazonas, para Roraima y para el país", dijo el CEO de Eneva, Pedro Zinner.

Según Zinner, la importancia del proyecto para el Amazonas es viabilizar la producción de Azulão, declarado comercial en 2004, inaugurando la fase productora de la Cuenca del Amazonas.

Eneva afirmó además que cerró contrato con Techint para la construcción de la planta, mientras que equipos críticos de la isla de potencia del proyecto serán suministrados por Siemens.

La empresa también contrató equipos de Galileo Technologías para la implementación de una planta de Gas Natural Licuado (GNL) que recibirá cargas de GNL enviadas del campo de Azulão para abastecer la planta.