América Móvil y Telefónica comunicaron el jueves que han rescindido de mutuo acuerdo un contrato para que la mexicana comprara Telefónica Móviles El Salvador, culpando a los obstáculos regulatorios. El gigante de las telecomunicaciones de origen méxicano, controlado por la familia del magnate Carlos Slim, es propietaria de la empresa de telecomunicaciones Claro en El Salvador y aspiraba a adquirir por US$ 315 millones Telefónica Móviles El Salvador y otra filial en el país, Telefónica Multiservicios.

Las dos unidades de Telefónica operan en la nación centroamericana bajo la marca Movistar y pertenecen a Telefónica Centroamérica Inversiones. El mes pasado, la Superintendencia de Competencia de El Salvador dijo que permitiría a América Móvil ampliar su cuota de mercado si se compromete a salvaguardar la competencia y la protección del consumidor. También limitó el uso futuro del espectro de telefonía móvil de Movistar.

Telefónica dijo en un comunicado que, "conforme a lo acordado con América Móvil", ambas partes han rescindido el acuerdo de compra del 99,3% de Telefónica Móviles El Salvador, sin mencionar la operación de Telefónica Multiservicios.

"Esta decisión se ha adoptado tras un análisis detallado por ambas partes de las condiciones establecidas por la Superintendencia de Competencia para la obtención de la correspondiente aprobación regulatoria, en su reciente resolución sobre la transacción propuesta", dijo Telefónica.

Se trata de la segunda venta de una filial de Telefónica en América Latina que se queda en el camino. Y es que en mayo de este año Millicom International Cellular anunció la ruptura de su acuerdo con Telefónica para la adquisición de la operación de la telco española en Costa Rica, una transacción que estaba estimada en US$ 570 millones y había avanzado ya con las aprobaciones de distintas autoridades locales, según Expansión. Tras esta cancelación Telefónica inició una acción legal contra Millicom por incumplimiento injustificado de los términos del acuerdo alcanzado en 2019 y aseguró que exigirá el resarcimiento de todos los daños y perjuicios ocasionados por este incumplimiento.

En julio pasado, Telefónica dio a conocer finalmente la venta de su operación costarricense a Liberty Latin America por US$ 500 millones.