Houston. El complejo de refinerías de Estados Unidos situado en la costa del Golfo de México permanecía en alerta este jueves antes de la llegada de la tormenta tropical Barry, cuya aparición ya provocó el cierre de casi un tercio de la producción petrolera en la región.

Barry se formó este jueves por la mañana en el centro norte del Golfo de México y el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH) prevé marejadas peligrosas y abundantes lluvias para las próximas horas.

La tormenta, que podría convertirse en huracán este viernes, avanza en una trayectoria que la llevaría a tocar tierra cerca de la desembocadura del Río Misisipi, según estimó el CNH, con sede en Miami.

Phillips 66 dijo que cerraría del todo su refinería Alliance, en Luisiana, que procesa 253.600 barriles de petróleo por día (bpd), después de que las autoridades locales ordenaron una evacuación obligatoria de la zona.

PBF Energy y Valero Energy Corp no planean paralizar sus refinerías situadas en Chalmette y Meraux, también en Luisiana, según fuentes familiarizadas con las operaciones.

Las compañías de energía han cerrado cerca de un tercio de las plataformas mar adentro en el Golfo de México por la llegada de Barry, que alcanzó este jueves vientos de máximos sostenidos de 65 kilómetros por hora (kph), de acuerdo al CNH.

La refinería Alliance está ubicada cerca del Río Misisipi, unos 63 kilómetros al sur de Nueva Orleans. Isaac fue el último huracán en golpear el área en 2012.