La demanda internacional de tráfico aéreo cayó un 94,3% en abril en comparación con el mismo mes de 2019, la tasa de variación más drástica que ha registrado la Asociación Internacional de Tráfico Aéreo (IATA), que cataloga el mes de "desastre", desde que comenzó a estudiarla en 1990, como consecuencia de las restricciones a la movilidad provocadas por la pandemia de coronavirus.

La IATA resalta que la demanda parece estar "recuperándose" después de "tocar fondo" en abril. Entre el día con peores cifras, el 21 de abril, y el 27 de mayo, los vuelos diarios aumentaron un 30%, la mayor parte en vuelos domésticos, ya que el tráfico internacional solo representaba el 5,7% del registrado un año antes.

Por ello, a pesar de que este aumento "no es significativo", la percepción es que la industria ha llegado al "fondo de la crisis" y que ahora está remontando, siempre que la alta expansión de la pandemia no se repita.

"El mes de abril fue un desastre para la aviación ya que el transporte aéreo se detuvo casi por completo", ha destacado el consejero delegado de IATA, Alexandre de Juniac, que resalta que el hecho de que los países empiecen a levantar restricciones y la recuperación de la confianza empresarial son señales "positivas" para "reconstruir la industria".

 

No obstante, ha subrayado que los primeros "brotes verdes" tardarán un tiempo, "posiblemente años", en madurar.

La IATA ha calculado que para la primera semana de abril, que el 75% del mercado había prohibido completamente la movilidad, mientras que el 19% tenía restricciones de viaje limitadas o requisitos de cuarentena obligatorios para las llegadas internacionales.

Los primeros incrementos de vuelos se han concentrado en los mercados nacionales y las búsquedas de viajes aéreos en Google también aumentaron un 25% a finales de mayo en comparación con el mínimo de abril, aunque eso es un aumento "desde una base muy baja" y aún un 60% más bajo que a principios de año.

 

Le puede interesar: La aerolíneas de Asia quieren retomar el vuelo. 

 

Caída por región. Las aerolíneas latinoamericanas experimentaron una caída de la demanda del 98,3% en abril en comparación con el mismo mes del año pasado, desde una caída del 45,9% en marzo. La capacidad se desplomó 97,0% y el factor de carga cayó 34,5 puntos porcentuales a 48,1%, el más alto entre las regiones.

Los transportistas norteamericanos, por su parte, registraron una disminución del tráfico del 98,3% en abril, en comparación con una disminución del 54,7% en marzo. La capacidad cayó 94,4%, y el factor de carga cayó 57,2 puntos porcentuales a 25,7%.

En tanto, la demanda de los operadores europeos se derrumbó en un 99,0%, una fuerte caída desde la disminución del 53.8% en marzo. La capacidad cayó un 97% y el factor de carga se redujo en 58 puntos porcentuales a 27,7%.

 

En el caso de Asia-Pacífico, el tráfico de las aerolíneas se desplomó 98,0%, empeorando desde una caída de 70,2% en marzo. La capacidad cayó 94,9% y el factor de carga se redujo 49,9 puntos porcentuales a 31,3%. 

Las aerolíneas de Oriente Medio registraron una contracción del tráfico del 97,3% en abril, en comparación con una caída de la demanda del 50,3% en marzo. La capacidad se derrumbó 92,3% y el factor de carga se derrumbó a 27,9%, un 52,9% menos en comparación con el período del año anterior. 

Y finalmente, el tráfico de las aerolíneas africanas se hundió un 98,7% en abril, casi el doble de malo que la caída de la demanda del 49,8% en marzo. La capacidad se contrajo el 87,7%, y el factor de carga bajó 65,3 puntos porcentuales a solo el 7,7% de los asientos ocupados, el más bajo entre las regiones.

*Con información de IATA y Europa Press.