Río de Janeiro. La justicia brasileña ordenó a la compañía minera Vale depositar R$8 millones (US$1,55 millones) por mes para el pago de asistencia técnica a los afectados por la ruptura de la presa en Brumadinho, que ocurrió en enero de 2019.

La decisión del Tribunal de Justicia de Minas Gerais, tomada en una audiencia para conciliar los procesos que determinan los daños colectivos causados ​​por el desastre, llevada a cabo el jueves, tuvo como objetivo garantizar a las comunidades afectadas el derecho a la información técnica, en un lenguaje apropiado a las características socioculturales y locales.

Los montos se dividirán entre tres asesores técnicos responsables de atender a las cinco regiones afectadas.

Los planes de trabajo deben ser aprobados por el Ministerio Público y la Oficina del Defensor Público. El desempeño de estos equipos tendrá la misma duración de trabajo que los investigadores y expertos designados por el juez.

Los estudios a realizar también deben permitir la participación de los afectados en los procesos de reparación completa de los daños resultantes de la interrupción.

Con la transferencia de los montos, los consultores están autorizados para comenzar a trabajar, según el MPMG. La decisión también establece que la primera transferencia corresponde a los primeros seis meses, un total de 48 millones de reales (US$9,3 millones).