Washigton.- A través de su cuenta de twitter, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pareció agradecerse a sí mismo por la bajada de los precios del petróleo, y aprovechó para criticar a los protestantes de ayer en París, argumentando que no toman en cuenta  lo injusta que ha sido la Unión Europea (UE) con su país.

Es fantástico que los precios del petróleo estén bajando (gracias presidente T). Añadan eso, que es como una gran bajada de impuestos, a nuestras otras buenas noticias económicas", escribió Trump en su cuenta personal de Twitter.

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró la semana con una bajada del 7.7 % y se situó en 50.42 dólares el barril en una nueva jornada negativa que se saldó con el nivel más bajo en más de un año del crudo estadounidense.

Además, el presidente aseguró, sin citar fuentes, que la inflación está bajando y concluyó su tuit con un mensaje directo a la Reserva Federal de Estados Unidos:

Los últimos datos divulgados por el Departamento de Trabajo, sin embargo, indican que la inflación creció un 0.3 % en octubre.

La tendencia alcista general de los precios que ha experimentado la economía estadounidense en los últimos meses es uno de los principales argumentos esgrimidos por la FED para continuar con su política de elevar los tipos de interés de forma gradual de aquí a final de año, una estrategia que molesta de sobremanera a Trump.

Más allá de las cuestiones económicas, el inquilino de la Casa Blanca reprochó a los manifestantes que el sábado tomaron las calles de París no tener "en cuenta" lo injusta que ha sido la UE con Estados Unidos.

Las grandes y violentas protestas francesas no tienen en cuenta cuán mal ha sido tratado Estados Unidos en materia de comercio por parte de la Unión Europea, o respecto a los justos y razonables pagos (que deberían efectuar) por la protección de nuestro GRAN Ejército. Estos dos asuntos deben ser resueltos pronto", tuiteó.

Decenas de miles de franceses se manifestaron ayer en París contra la reforma laboral del presidente Emmanuel Macron y, en general, contra toda su política social, en una manifestación organizada por el líder de la izquierda radical francesa, Jean-Luc Mélenchon.

No queda claro, por tanto, qué conexión ha visto Trump entre las protestas en Francia y la relación entre Washington y Bruselas, o si tan solo está intentando sembrar cizaña para que se recrudezca aún más la situación.