Caracas. La petrolera estatal de Venezuela, Petróleos de Venezuela, está tratando de reparar el craqueador catalítico en su refinería El Palito de 146.000 barriles por día, en un esfuerzo por reanudar la producción de gasolina en la instalación después de años de inactividad, dijeron el miércoles tres personas con conocimiento del asunto.

Las sanciones de Estados Unidos a PDVSA, parte de un intento por sacar del poder al presidente Nicolás Maduro, han dificultado que Venezuela importe gasolina, lo que ha provocado una escasez generalizada de combustible.

Las refinerías del país miembro de la OPEP, que tienen una capacidad de alrededor de 1,3 millones de barriles por día (bpd), están produciendo a una pequeña fracción de su capacidad debido a años de falta de mantenimiento.

Las reparaciones en El Palito, que podrían usar piezas y equipos de otras refinerías domésticas, buscarían restaurar la capacidad de la instalación para producir gasolina de 91 octanos usando crudo ligero producido en Venezuela, según las fuentes que hablaron bajo condición de anonimato.

Sin embargo, el proyecto enfrenta una serie de obstáculos, incluidas las dificultades que encara PDVSA para pagar a los contratistas. Las sanciones a la compañía la han separado en gran medida del sistema financiero global.

PDVSA no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios sobre el proyecto.