Ciudad de México. La industria automotriz modificó a la baja su proyección de venta de vehículos para el 2018, con un cierre de 1 millón 420.000 unidades, luego de haber realizado dos ajustes con tendencia menor durante el año; esta cifra podría considerarse como la segunda de mayor impacto para el sector en toda su historia.

El sector automotriz suma 18 meses de caídas en sus ventas de automotores derivado de diversos factores que han minado la confianza del consumidor para adquirir un auto, entre ellos la incertidumbre sobre la economía mexicana, los despidos de trabajadores al interior del gobierno y el incremento de las tasas de interés, además de la inercia que arrastran por la negociación del T-MEC y las elecciones federales.

El director general de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automóviles (AMDA), Guillermo Rosales, expresó: “Hemos actualizado la perspectiva de ventas para diciembre, disminuyéndola a 149.505 unidades, y con esto nuestra perspectiva de cierre del año bajaría de 1,45 millones de unidades a un nivel de ventas para todo el año de 1,42 millones”.

No obstante, a principios de año, la estimación era de una venta de 1,53 millones de unidades para el 2018, de modo que la proyección de ventas sería menor en 90.000 autos.

Con estos datos, la industria estaría decreciendo 7 u 8% durante el 2018 respecto al 2017, cuando la industria había presentado un descenso de 4,6% comparado con el 2016, considerado el año de mayor venta de vehículos en la historia de la industria.

La industria estaría decreciendo 7% - 8% durante el 2018 respecto al 2017, cuando la industria había presentado un descenso de 4,6% comparado con el 2016, considerado el año de mayor venta de vehículos en la historia de la industria.

Este porcentaje de menor venta podría representar el segundo más pronunciado para la industria desde el 2009, cuando el sector cayó 26,4% en el acumulado, mientras en el 2008 la baja fue de 6,8% y el 2018 podría ser de 7%.

“No hemos logrado estabilidad, sigue habiendo caída, con lo cual siguen presentes los factores de incertidumbre... Aunque los precios de los autos crecen por debajo de la inflación”, comentó Rosales.

Refirió que la falta de poder adquisitivo y la falta de pago afectan la venta de vehículos, en donde la inflación es un factor que incide en el comportamiento de las tasas de interés. “El Banco de México aumentó de 7,75% a 8% su tasa de referencia, con lo cual difícilmente se observará una baja de las tasas y seguirá siendo un factor que influya en el consumo de bines duraderos”.

De los 92.000 vehículos que se han dejado de vender durante enero a noviembre del 2018, 85.000 de ellos corresponden a autos compactos y subcompactos, y en contraste, los de lujo es el único rubro que mantienen crecimiento de 10%.

La perspectiva para 2019 se presentará en los próximos días, pero se anticipa que va a la baja, previendo una caída de poco más de 2%, refirió el director de la AMDA.

Otro de los factores que inhibe la venta de vehículos en el país es la introducción de vehículos usados importados, muchos de ellos por contrabando, por lo que pidió al presidente Andrés Manuel López Obrador que no se autorice la legalización de estos vehículos, que vence en marzo del 2019.