El Instituto Robert Koch (RKI) de virología, el centro competente en epidemiología en Alemania, advirtió este miércoles (18.03.2020) que, de no ejecutarse las medidas adoptadas por el Gobierno y los poderes regionales frente al coronavirus, en dos o tres meses podría haber 10 millones de contagiados en el país.

"Es fundamental que nuestras recomendaciones y las medidas del Gobierno se implementen desde todos los estamentos, incluido el comportamiento privado ciudadano", indicó el presidente del RKI, Lothar Wieler, en su comparecencia diaria ante los medios con las últimas cifras de contagios.

En las últimas 24 horas, el número de contagios verificados se ha elevado a más de 10.000. El número de víctimas mortales, según los últimos datos oficiales, se mantiene en 12, una cifra relativamente baja, pero que el RKI señala que "previsiblemente subirá" en las próximas semanas y meses.

Wieler declinó concretar en cifras estos pronósticos a medio plazo, pero sí insistió en las consecuencias que tendría ignorar las recomendaciones y medidas dictadas. "La pandemia nos va a acompañar, probablemente por dos años. No de modo continuo, sino a oleadas, y los contagios seguirán", enfatizó.

Hasta ahora, el Gobierno de la canciller Angela Merkel y los responsables de los poderes regionales han acordado el cierre parcial de la vida pública alemana, aunque se mantienen abiertos comercios de alimentación, farmacias, bancos y otros establecimientos considerados de primera necesidad.

Compete a cada "Land" -estado federado- implementar estas medidas, lo que hacen con algunas diferencias en cuanto a alcance y plazos, puesto que también es distinto el nivel de contagios entre unas y otras regiones. Las más afectadas son Renania del Norte-Westfalia, en el oeste, así como Baviera y Baden-Württemberg, en el sur, "Länder" donde asimismo se han adoptado las medidas más severas.