Las autoridades belgas han lanzado una campaña este lunes para que los ciudadanos que tengan mascarillas en casa las pongan a disposición de los hospitales, ante la falta de existencias en el sistema sanitario para afrontar la crisis del coronavirus.

"¿Tienes mascarillas quirúrgicas? Puedes ayudar a nuestro personal sanitario llevándolas a tu hospital local", ha señalado el Servicio Público de Salud belga en un mensaje en las redes sociales. En el mismo ha instado a los ciudadanos a fabricar su propia mascarilla casera y ha anunciado que pronto publicará una guía para confeccionarla.

La falta de suministros azota al sistema sanitario belga, que en las últimas horas podría haber sido víctima de una estafa por parte de una empresa turca a la que las autoridades belgas habían contratado el abastecimiento de material sanitario.

Según informó este domingo la ministra de Sanidad, Maggie De Block, la compañía turca que tenía que mandar las mascarillas a Bélgica está siendo investigada por fraude y, a su vez, asumió que había pocas posibilidades de que el cargamento sanitario llegara a destino. De Block aseguró que las autoridades ahora trabajan en otras direcciones y están acelerando los contactos con otros proveedores.

Por el momento, ha sido la empresa china de comercio electrónico Alibaba la que ha recogido el guante y ha ofrecido a Bélgica el envío de medio millón de mascarillas y 30.000 kits para realizar el test del coronavirus.

Por el momento, ha sido la empresa china de comercio electrónico Alibaba la que ha recogido el guante y ha ofrecido a Bélgica el envío de medio millón de mascarillas y 30.000 kits para realizar el test del coronavirus.

El primer cargamento de 300.0000 mascarillas se espera que llegue esta tarde al aeropuerto de Lieja y desde allí se reparta por los centros sanitarios del país. Un segundo envío desde China está previsto para la semana que viene.

Bélgica ha apelado a la solidaridad dentro de la UE, siendo uno de los países más críticos con Alemania y Francia, países que restringieron en un primer momento sus exportaciones de equipamiento médico y que han accedido a levantar el bloqueo tras negociar con la Comisión europea. Bélgica no cuenta con una línea de producción propia de material especifico como las mascarillas sanitarias y depende de las importaciones de países vecinos.