Caracas. El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, declaró este miércoles que los funcionarios que brindaban custodia al concejal opositor Fernando Albán serán investigados por presuntamente quebrantar sus obligaciones de custodia.

Según declaraciones previas del fiscal general, Albán se suicidó el 8 de octubre mientras estaba recluido en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), acusado de participar en el magnicidio frustrado contra el presidente venezolano Nicolás Maduro.

El 8 de octubre Saab informó en rueda de prensa que Albán "solicitó ir al baño y saltó al vacío".

El caso del concejal ha repercutido en la opinión pública internacional por la acusación que pesaba sobre él y por haber fallecido estando bajo custodia del Estado venezolano.

El pasado 25 de octubre el parlamento europeo se pronunció sobre el caso solicitando una autopsia internacional.

Tarek William Saab dijo hoy que, contra los custodios, la fiscalía ha abierto "una solicitud de imputación por el quebrantamiento de las obligaciones de custodia, previsto en el artículo 267 del Código Penal".

Añadió que en la fiscalía consideran que hubo "una actuación negligente de los funcionarios encargados de la custodia", sin embargo aclaró que "eso no los hace responsables de una determinación individual del concejal de suicidarse".

El fiscal venezolano dijo también que la autopsia al cuerpo del concejal determinó que la muerte se produjo por el golpe que recibió al caer y que arrojó que no había señal alguna de torturas ni abusos policiales en el cuerpo del fallecido.

Dijo que el Ministerio Público venezolano se encuentra trabajando en los edificios adyacentes a la sede policial para encontrar videos que permitan esclarecer lo ocurrido.

Añadió que la autopsia realizada al cuerpo de Albán es totalmente auditable.