Brasilia.- La Justicia del Distrito Federal de Brasil, donde se encuentra la capital Brasilia, ordenó este martes que el marido de una paciente con coronavirus se haga exámenes para checar si fue infectado con el virus.

La jueza Raquel Mundim Moraes Oliveira Barbosa determinó que el esposo, un abogado de 45 años de edad, permanezca en aislamiento domiciliario hasta que se conozca el resultado. Agregó que en caso de que las medidas no sean cumplidas por el esposo, se le imponga una multa de 5.000 reales (unos US$1.075).

Según la magistrada, el derecho a proteger la salud de la población debe prevalecer sobre el derecho del individuo a no someterse a los exámenes.

La esposa, una mujer de 52 años que regresó de un viaje a Reino Unido el mes pasado, está hospitalizada en estado grave en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Regional del Asa Norte, en Brasilia.

"En este caso, la determinación de someterse a exámenes obligatorios y aislamiento del acusado es necesario porque el problema es de salud pública, en cuyo caso corresponde al Estado adoptar las medidas para preservar no sólo la salud y la integridad del propio acusado, sino de toda la comunidad", afirmó.

La Secretaría de Salud del Distrito Federal, que presentó el recurso ante la Justicia, informó que el marido relató síntomas, por lo que es considerado un caso sospechoso, pero que se negaba a realizarse los exámenes correspondientes.

Se trata de la primera medida de este tipo en Brasil donde hasta el momento están confirmados 25 casos.

La esposa, una mujer de 52 años que regresó de un viaje a Reino Unido el mes pasado, está hospitalizada en estado grave en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Regional del Asa Norte, en Brasilia.

Según la Secretaría de Salud del Distrito Federal, ella tenía enfermedades crónicas preexistentes, que pueden haber agravado su condición de salud.

La Secretaría prohibió la noche del lunes las visitas a pacientes diagnosticados con coronavirus hasta que sean autorizadas por el Centro de Operaciones de Emergencia del Distrito Federal. Con base en esa resolución, las visitas del marido a la paciente fueron prohibidas.