Bogotá. La Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes abrió este lunes dos investigaciones contra presidente de Colombia, Iván Duque, por los señalamientos de una condenada ex congresista que lo incriminó de compra de votos y de un plan para asesinarla, informó el jefe de la unidad legislativa.

La ex congresista conservadora Aida Merlano, condenada a 15 años de cárcel por la justicia colombiana y capturada el mes pasado por la policía venezolana, acusó a Duque de hacer parte de un complot para asesinarla en complicidad con un sector de la clase política, así como de supuestamente haber participado en compra de votos para su elección como presidente.

Duque rechazó las acusaciones y dijo que Merlano está siendo utilizada por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, para hacer un show mediático.

Ante las declaraciones de Merlano, el representante izquierdista David Racero, del partido Decentes, solicitó una investigación por las acusaciones de la excongresista.

El mandatario colombiano Iván Duque rechazó las acusaciones y dijo que Merlano está siendo utilizada por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, para hacer un show mediático.

"Tras la lectura de la denuncia impetrada por el representante a la Cámara David Racero en contra del señor Presidente de la República, hemos tomado la decisión de comenzar investigación en atención a esta denuncia", dijo el presidente de la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes, John Jairo Cárdenas.

Colombia no reconoce el Gobierno de Maduro y ha solicitado la extradición de Merlano al líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, a quien considera el presidente legítimo del país petrolero.

No está claro cómo Guaidó procesará la solicitud del gobierno colombiano, dado que Maduro mantiene el control de la mayoría de las funciones del gobierno, incluidas la policía y el poder judicial.

Varios presidentes de Colombia han sido acusados en el pasado en la comisión de la Cámara de Representantes, pero los procesos nunca han prosperado.

Sin embargo, el expresidente Ernesto Samper, que gobernó entre 1994 y 1998, fue acusado de haber financiado la campaña que lo llevó al poder con dinero del narcotráfico y aunque el caso avanzó en la Comisión de Acusaciones, el Senado lo exoneró de cargos criminales y políticos.