CDMX. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha evolucionado bien y casi no presenta síntomas del COVID-19, cuatro días después de conocerse que había contraído la enfermedad, dijo el jueves el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

El mandatario, de 67 años y que sufre de hipertensión, ha permanecido desde el domingo en tratamiento médico en su residencia tras darse a conocer que había resultado positivo a la enfermedad causada por el coronavirus y había presentado solo breves episodios de febrícula y leve dolor de cabeza, según informes de las autoridades.

"Está prácticamente asintomático", informó López-Gatell en conferencia de prensa.

"Su salud es muy buena, está tranquilo, está de buen humor, deseoso de volver ya a incorporarse a sus actividades cotidianas", dijo el funcionario, quien añadió que el presidente todavía debe permanecer en aislamiento y reposo relativo.

Más temprano, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez, había informado que López Obrador se encontraba "muy bien". "Con síntomas ligeros, en plena recuperación y en ejercicio de sus funciones, atendiendo asuntos públicos", dijo.

El mandatario, quien que tuvo un ataque cardíaco en 2013 y se ha negado a usar tapabocas en actos públicos y privados, ha sido criticado por el manejo de la epidemia en México, que ocupa ya el tercer lugar a nivel mundial en muertes vinculadas al coronavirus.

Detrás de EE.UU. y Brasil. Pero la suerte de un presidente no es siempre la de su pueblo. México se convirtió el jueves en el tercer país en el mundo con mayor cantidad de decesos relacionados con el coronavirus, al reportar un total de 155.145 fallecimientos, superando a India y detrás de Estados Unidos y Brasil.

Esto posiciona al continente americano como el más golpeado por la pandemia.

Autoridades de salud reportaron 1.506 nuevas muertes relacionadas con el coronavirus y 18.670 nuevos casos confirmados de COVID-19, la enfermedad respiratoria ocasionada por el virus, elevando la cifra a un total de 1.825.519 contagios.

India acumulaba 153.847 fallecimientos, mientras que Estados Unidos contabilizaba 429.661 decesos y Brasil 220.161 defunciones.

Sin embargo, en proporción a la cantidad de habitantes, la cifra de muertes en México es menor que en Reino Unido, República Checa, Italia, Estados Unidos, Perú y España, según datos de la Universidad John Hopkins.