Culiacán.- El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que el cambio se sentirá cada vez más, pero pidió paciencia pues no es fácil echar a andar un gobierno que estaba parado.

En el marco de la entrega de apoyos de Programas Integrales de Bienestar, sostuvo que lleva su tiempo y exige perseverancia llevar a cabo los cambios, pero “no va a quedar por mí, voy a estar a la altura” de los hechos, y garantizó que “poco a poco van a hablar los hechos”.

Acompañado por su esposa Beatriz Gutiérrez, indicó que ya inició la transformación y avanza, y cada vez se va a sentir más el cambio aunque no es fácil echar a andar a un gobierno que estaba parado.

Ante el gobernador Quirino Ordaz Coppel, destacó que está consciente de su responsabilidad histórica, se hará justicia en todos los terrenos y se enfrentarán los grandes y graves problemas nacionales.

En este sentido, señaló que “no va a quedar por mí. Voy a estar a la altura de las circunstancias, a la altura de ustedes, sólo les pido que me tengan paciencia. Vamos a ir poco a poco”.

El presidente López Obrador añadió que está optimista porque hay muchos recursos naturales y riquezas en México, y se tiene un pueblo bueno, honesto y trabajador, “pero hacía falta un buen gobierno. Ya hay un buen gobierno”.

También se refirió a los programa sociales que se implantarán y los apoyos que se otorgarán durante su administración para evitar que la gente emigre y se le dé oportunidades.

Apuntó que se le ha solicitado apoyo para encontrar a desaparecidos, lo cual se atenderá y se irá serenando al país sin violencia, porque no se puede apagar el fuego con el fuego.

López Obrador finalizó que se basificará a 70.000 trabajadores del sector salud que son contratados por honorarios.