El Gobierno de Argentina ha anunciado la suspensión de los vuelos internos y los trenes y autobuses de larga distancia desde este el jueves hasta el 25 de marzo, en un intento por "desalentar" los viajes coincidiendo con un puente festivo.

La medida, anunciada por el ministro de Transporte, Mario Meoni, entrará en vigor el 19 de marzo a medianoche. "Queremos desalentar el viaje del fin de semana largo, entendemos que muchos argentinos no han tomado conciencia aún de la situación crítica en la que vivimos", ha explicado.

La orden también afectará a la región metropolitana de Buenos Aires, donde el transporte público seguirá funcionando aunque con limitaciones, de tal forma que solo viajen los pasajeros que puedan ir sentados, según la agencia de noticias Télam.

El presidente argentino, Alberto Fernández, ha adelantado en Radio Metro que el Gobierno tomará medidas económicas para que "la economía siga funcionando y el trabajo se sostenga", así como iniciativas "contra los especuladores".

El presidente argentino, Alberto Fernández, ha adelantado en Radio Metro que el Gobierno tomará medidas económicas para que "la economía siga funcionando y el trabajo se sostenga", así como iniciativas "contra los especuladores".

Fernández ha apelado a la colaboración ciudadana, para que con "un esfuerzo de todos" se pueda frenar el brote cuanto antes. "Cuanto más drásticos seamos en este esfuerzo inicial, más fácil va a pasar la pandemia", ha subrayado el mandatario.

Así, ha pedido que "no haya imbéciles que vuelvan de Europa y estén circulando" y ha alertado del riesgo de convertir la cuarentena en "una oportunidad turística". Argentina ha confirmado hasta ahora más de 60 casos, en su mayoría de personas que habrían enfermado en el extranjero.

La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzoti, también se ha pronunciado en la misma línea durante una comparecencia en la que ha recomendado mantener el "distanciamiento social", sin que ello signifique dejar de hacer "actividades esenciales".