Michigan. Mientras la televisión transmitía este miércoles la primera audiencia de la investigación sobre el juicio político a Donald Trump, Quincy Murphy decía en su casa de Flint, Michigan, que no hay posibilidad de que el proceso cambie su visión de que el presidente no es una persona apta para ocupar la Casa Blanca.

"Lo estoy viendo con repulsión", dijo el trabajador del sector automotor de 45 años que votó por la demócrata Hillary Clinton en 2016. "No he encontrado nada que me convenza de que está haciendo lo mejor para este país".

A más de 700 kilómetros de distancia, en su barbería de Belén, Pensilvania, un partidario de Trump, Joe D'Ambrosio, aseguraba con igual firmeza que la investigación sobre si el presidente republicano presionó indebidamente a Ucrania para que investigara a un rival político no tendría ningún efecto en su opinión.

"Apoyo plenamente al presidente", dijo D'Ambrosio, de 76 años, ante una televisión que mostraba en directo la audiencia en Fox News. "Hablo con mucha gente que está contenta con sus planes de jubilación, sus ahorros y sus trabajos. Los demócratas no quieren hablar de eso, y creo que lo van a pagar".

Los demócratas en la Cámara de Representantes de Estados Unidos esperan que la serie de audiencias del proceso que se retransmitirán por televisión ayuden a persuadir a los estadounidenses de que Trump merece ser destituido del cargo.

Los demócratas en la Cámara de Representantes de Estados Unidos esperan que la serie de audiencias del proceso que se retransmitirán por televisión ayuden a persuadir a los estadounidenses de que Trump merece ser destituido del cargo.

Pero mientras la primera sesión de este histórico proceso agitaba Washington y dominaba la cobertura mediática, las entrevistas con residentes en dos de los estados que probablemente ayudarán a decidir el ganador en las elecciones presidenciales del próximo año sugerían que los votantes de ambos bandos ya han tomado su decisión.

Una encuesta de Reuters/Ipsos realizada los días 4 y 5 de noviembre mostró que el 75% de los demócratas apoyaban el juicio político, mientras que el 79% de los republicanos se oponían.

Trump está acusado de querer frenar la ayuda militar a Ucrania, país que se enfrentó a la agresión rusa, a menos que el presidente del país de Europa del Este accediera a anunciar investigaciones al aspirante presidencial demócrata Joe Biden y los negocios de su hijo Hunter Biden en Ucrania. Trump ha negado cualquier irregularidad y asegura que el juicio político es una farsa.

"Para mí, es un golpe de estado", dijo Frank Buchualt, un trabajador de la construcción retirado de 70 años, mientras se sentaba en la barbería de D'Ambrosio. "No sabía que fuese ilegal. Todo el rato estamos pidiendo a los países que hagan cosas".

Pero Murphy, que se pasa las noches ensamblando asientos para la camioneta modelo Chevrolet Silverado, dijo que las audiencias ofrecían a los republicanos la oportunidad de demostrar que valoran el Estado de derecho por encima de su propia supervivencia política.

"El Partido Republicano está siendo juzgado", dijo.

En 2016, Trump venció en Pensilvania, Michigan y Wisconsin, tres estados que durante décadas habían votado por los demócratas en las elecciones presidenciales, por menos de un punto porcentual en cada uno, asegurando su victoria en el Colegio Electoral. Se espera que estos estados vuelvan a ser los más disputados en los comicios de 2020.

Algunos votantes expresaron su frustración por el hecho de que los propios legisladores parecían haber prejuzgado el caso.

"Lo que no me gusta es que muchos representantes y senadores parecen haber tomado ya una decisión, incluso antes de haber visto las pruebas y haber tenido la oportunidad de discutirlas en el marco apropiado", escribió en un correo electrónico Amy Hussar, una militar retirada de 42 años de edad de Au Sable, Michigan.

Ni los votantes indecisos sobre la reelección de Trump para el próximo año están convencidos de que el procedimiento de impugnación los ayude a decidir.

"No es más que un espectáculo", dijo Kurt Zuhlke, un empresario de 64 años del condado de Northampton, Pensilvania, que votó por Trump en 2016 después de apoyar a Obama y sigue indeciso para las elecciones de 2020. "Todo el mundo conoce todos los hechos, y ya han tomado una decisión. Esto no va a cambiar nada".