La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, inició este miércoles una visita a Venezuela para palpar la grave crisis, que se agudiza al calor de la lucha de poder y sanciones de Estados Unidos.

Bachelet arribó al aeropuerto de Maiquetía, que sirve a Caracas, en horas de la tarde, informó el servicio de noticias de Naciones Unidas en Twitter.

Durante su estadía se reunirá con el presidente Nicolás Maduro y con el opositor Juan Guaidó, reconocido como mandatario interino por medio centenar de países, aunque su agenda completa se mantiene en reserva. El viernes emitirá ante la prensa una declaración final.

La diplomática llegó por invitación de Maduro, bajo cuyo gobierno -iniciado en 2013- el país cayó en la peor recesión de su historia moderna.

La migración venezolana. Según la ONU, desde 2015 unos cuatro millones de venezolanos emigraron por la crisis, marcada por escasez de bienes básicos, una hiperinflación que el FMI proyecta en 10.000.000% para 2019, así como por el colapso del sistema de salud y los servicios públicos.

La visita no escapa al pulso entre Maduro y Guaidó, jefe del Parlamento quien se autoproclamó mandatario hace cinco meses.

Maduro reivindica que Bachelet llega con su venia, mientras Guaidó, quien dijo que su cita con la comisionada sería el viernes, sostiene que su presencia es un "reconocimiento de la catástrofe" que vive el país con las mayores reservas petroleras.