El presidente Jair Bolsonaro dijo este jueves que estudia un proyecto para acabar con la justicia laboral en Brasil. De acuerdo a él, "habiendo clima" , el gobierno debe discutir la propuesta y proceder con la idea.

Bolsonaro fundamentó para ello lo caro de la mano de obra en Brasil, situación que debe ser cambiada, a su juicio, por perjudicar al empleador.

"Se puede ver, la mano de obra en Brasil es muy cara, el empleado gana poco, pero la mano de obra es costosa. Es poco para quien recibe y mucho para quien paga. Debemos modificar eso".

En ese marco, el mandatario ejemplificó que alguien que gana 1.000 reales (US$264) por mes implica un gasto para el jefe de 2.000 reales (US$529), según consigna Poder 360.

Edad mínima para la jubilación. Bolsonaro también habló sobre la reforma de las pensiones, la cual, dijo, puede ser enviada al Congreso por partes. Según el presidente, la primera propuesta a ser discutida será la edad mínima, que debe quedar en 62 años para los hombres y 57 para las mujeres a partir de 2022.

"No es una reforma de simplemente dar una cifra para todo el mundo. Habrá una diferencia para facilitar su aprobación y también que no existan injusticias con aquellos que tienen una esperanza de vida menor", declaró.

Sin diálogo con el PT. Bolsonaro dijo que no dialogará con el Partido de los Trabajadores. "Tengo 28 años de Cámara. Conozco muy bien cada parlamentario adentro. Los del PT son radicales".

Sobre la relación con los gobernadores del Noreste -dónde predomina el PT- y que además no fueron a la ceremonia de cambio de mando el 1 de enero. Bolsonara afirmó que "no habrá guerra. De mi parte no."