El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, compareció el jueves por la noche ataviado con una mascarilla en un vídeo difundido por redes sociales para pedir a los ciudadanos que no acudan a las manifestaciones convocadas para este domingo tanto a su favor como en su contra, debido a la crisis del coronavirus.

"Los movimientos espontáneos y legítimos previstos para el día 15 de marzo atienden a los intereses nacionales (...) Sin embargo, nuestra salud y la de nuestras familias debe ser preservada", dijo el líder ultraderechista.

Bolsonaro pidió el pasado mes de febrero a los brasileños que el próximo domingo marcharan hacia el Congreso y el Tribunal Supremo bajo el lema 'Brasil es nuestro, no de los políticos de siempre', una convocatoria que suscitó una fuerte reacción de grupos opositores que, en respuesta, anunciaron su propia marcha en defensa de las instituciones.

Así, pidió "evitar grandes concentraciones de gente". "Queremos un pueblo activo y celoso con la cosa pública, pero nunca podemos poner nuestra salud en peligro", insistió, según informa Agencia Brasil.

Bolsonaro aseguró que el Gobierno permanece "atento" para mantener el "control" sobre la pandemia, si bien avisó de que el número de casos crecerá y de que el sistema de sanidad brasileño tiene una capacidad limitada.

Bolsonaro aseguró que el Gobierno permanece "atento" para mantener el "control" sobre la pandemia, si bien avisó de que el número de casos crecerá y de que el sistema de sanidad brasileño tiene una capacidad limitada.

El mandatario brasileño ha pasado de restar importancia a la propagación del coronavirus, diciendo que había "mucha fantasía" al respecto, a reclamar "unidad, serenidad y sentido común" a la población para combatirlo. En Brasil, de momento, solo hay 52 casos confirmados.

El brote de coronavirus que comenzó el pasado mes de diciembre en la ciudad china de Wuhan y que ya se ha extendido a todo el mundo deja un cómputo global de más de 91.000 personas contagiadas y más de 3.300 víctimas mortales, aunque también hay más de 64.000 pacientes recuperados.