El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, estuvo involucrado en una trama para tomar parte del salario de sus asesores mientras era diputado federal, informó este lunes el sitio web UOL, que citó lo que dijo eran audios de su excuñada explicando su papel en la presunta trama de corrupción.

La trama, conocida localmente como "rachadinha" (grietecita), consiste en contratar a colaboradores cercanos como empleados y luego recibir de ellos una parte de sus salarios públicos.

Los fiscales del estado de Río de Janeiro han presentado formalmente cargos contra el senador federal Flavio Bolsonaro, el hijo mayor del presidente, por su presunta participación en una trama similar cuando era legislador estatal.

La historia de UOL, basada en grabaciones de audio de la excuñada de Bolsonaro, Andrea Siqueira Valle, proporcionada por una fuente, constituye la primera vez en que el presidente ha sido directamente implicado en un esquema de "rachadinha", a pesar de las numerosas preguntas incómodas sobre su papel en la supuesta corrupción de su hijo Flavio en Río.

La noticia se conoce cuando Bolsonaro está viendo su discurso contra la corrupción, que lo ayudó a ser elegido en 2018, cuestionado por un escándalo sobre presuntos sobornos en las compras de vacunas por parte del gobierno.

La oficina del presidente no respondió de inmediato a una solicitud de Reuters para comentar la historia de UOL. Un abogado que representa a Bolsonaro contactado por UOL negó las ilegalidades.

En un audio, Andrea Siqueira Valle explica que su hermano, André Siqueira, que también estaba en la nómina de Bolsonaro, fue despedido por negarse a devolver la cantidad acordada al ahora presidente.

"André tuvo muchos problemas porque nunca devolvió el dinero justo que había que devolver", dice en la grabación. "Al final, Jair dijo... 'Basta. Puedes deshacerte de él porque nunca me da la cantidad correcta de dinero'", se oye en el audio.

Reuters no pudo confirmar la legitimidad de los registros ni la información que aparece en el reportaje.

Andrea Siqueira Valle no quiso hacer comentarios a UOL.

UOL también informó que en dos ocasiones distintas, Siqueira Valle contó a personas cercanas a ella sobre lo que supuestamente ocurría en la oficina de Bolsonaro.

Las acusaciones contra Bolsonaro por el presunto mal uso de fondos públicos como legislador federal podrían generar la apertura de una investigación federal. Sin embargo, la ley brasileña no permite que un presidente en funciones sea acusado por cualquier delito cometido antes de asumir el poder.