Brasilia. Hace dos días el presidente de Brasil promulgó la prohibición del uso de fuego para preparar la siembra en el país, dicha imposición debía durar dos meses. Sin embargo, este viernes el Diario Oficial de la Unión publicó una modificación al decreto original.

El cambio en la prohibición establece que se permite el uso de fuego para fines agrícolas en regiones que están fuera de la llamada 'Amazonía Legal', integrada por ocho estados del occidente y centro del país, además de una parte de Maranhao, en el Nordeste.

De esta manera, los agricultores podrán seguir quemando, siempre y "cuando sea necesarios para la cosecha". Según el nuevo dictamen, el uso de quemas se podrá efectuar con previa autorización de las autoridades ambientales de Brasil.

La tala y quema de los terrenos es una práctica común, usada hasta por los indígenas, que permite preparar la tierra para las siembras, como en el caso de la caña de azúcar, en Sao Paulo, y en la Amazonía brasileña estaba permitida bajo determinadas normas, que han quedado suspendidas durante los próximos 60 días.

Incendios disminuyen. El Gobierno brasileño, responsable de aproximadamente el 70% de los siete millones de kilómetros cuadrados que abarca la Amazonía, informó hace algunos días que los focos de incendios han comenzado a disminuir, aunque no presentó datos sobre la totalidad de la región.

Las autoridades, que fueron movilizadas a la región por el Gobierno del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en una reacción a las críticas internacionales, solo han presentado estadísticas concretas sobre el estado de Rondonia, fronterizo con Bolivia, donde también las llamas consumen parte de las selvas amazónicas.

Según las últimas estadísticas presentadas, entre los pasados lunes y martes las concentraciones de calor observadas en Rondonia se redujeron de 400 a 24, lo que fue atribuido a la acción de las Fuerzas Armadas, que han concentrado el combate al fuego en ese estado, uno de los más afectados por las llamas.