El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fue citado a declarar en el marco de la investigación sobre el asesinato de la concejala y activista Marielle Franco, que fue abatida junto al conductor del vehículo en el que viajaba en la zona norte de Río de Janeiro a mediados de marzo de 2018.

Según la pesquisa, los sospechosos de haber cometido el crimen estuvieron horas antes en la casa del entonces diputado federal y ahora dirigente del país, tal y como ha informado el Partido Socialismo y Libertad (PSOL).

La información fue difundida por el diario local 'Jornal Nacional' después de que la Policía Civil de Río de Janeiro confirmara que en el libro de visitas del domicilio en Barra da Tijuca, donde vivía la familia Bolsonaro, aparecía el principal sospechoso del asesinato, Élcio Vieira de Queiroz.

A pesar de que la propia información del medio indica que Bolsonaro estuvo ese día en Brasilia y no en Río de Janeiro, la posible vinculación del Ejecutivo indica que la investigación debe pasar al Supremo Tribunal Federal (STF).

El presidente Jair Bolsonaro, negó completamente exaltado, cualquier tipo de vinculación con el asesinato de la concejala izquierdista. "Paren de traicionar a Brasil, quieren acabar con Brasil", clamó el ultraderechista en el video, divulgado en su madrugada. 

A pesar de que la propia información del medio indica que Bolsonaro estuvo ese día en Brasilia y no en Río de Janeiro, la posible vinculación del Ejecutivo indica que la investigación debe pasar al Supremo Tribunal Federal (STF).

"O el portero mintió o indujeron al portero a un cometer falso testimonio o escribieron algo en investigación que el portero no leyó y firmó. ¿Cuál es la intención? Siempre la misma, todo el tiempo están encima de mi familia, de mis hijos y de quien está próximo a mí", resaltó Bolsonaro.

Por su parte, el presidente nacional del PSOL, Juliano Medeiros, afirmó que, aunque su partido nunca estableció una relación entre el asesinato y Bolsonaro, las revelaciones deben ser esclarecidas. En el hecho también falleció el chofer de Franco, Anderson Gomes.

"La información transmitida hoy es muy seria. Brasil no puede vivir con ninguna duda sobre la relación entre el presidente de la República y un asesinato. Exigimos respuestas. Justicia para Marielle y Anderson", destacó Medeiros.

Junto a Élcio, acusado de ser el conductor del auto utilizado en el crimen, también fue encarcelado el oficial de la Policía Militar, Ronnie Lessa, condenado por la Fiscalía de ser el autor de los disparos.

*Con información de Europa Press y DW.