Sao Paulo. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, está peor valorado que los gobernadores y que el propio Ministerio de Sanidad por su gestión de la crisis desatada por la pandemia de coronavirus, según una encuesta realizada por Datafolha que recoge el diario brasileño 'Folha'.

El 35% de los 1.558 interrogados vía telefónica entre el 18 y el 20 de marzo considera que el desempeño de Bolsonaro es óptimo o bueno, si bien el 33% lo considera pésimo o malo y el 26% lo tacha de regular.

En cambio, el 54% aplaude el trabajo de los gobiernos regionales, algunos de los cuales han tomado medidas más drásticas que las adoptadas por el Palacio de Planalto, y el 55% aprueba igualmente el trabajo del Ministerio de Sanidad.

Los estados de Sao Paulo y Río de Janeiro se han declarado en estado de emergencia, anunciando cierre de lugares públicos y restricciones a los servicios no esenciales, mientras que el Gobierno federal se resiste a tomar medidas similares.

Bolsonaro ha restado importancia a la pandemia de coronavirus, llegándolo a calificar de "gripita". Incluso asistió a una manifestación en Brasilia en la que saludó a varias personas, en contra del consejo de las autoridades sanitarias.

Por ahora, Brasil, con 25 muertos y más de 1.600 casos ha cerrado las fronteras, aunque se mantienen abiertas para trabajadores transfronterizos, tráfico de mercancías y acciones humanitarias.