Brasilia. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, reveló este lunes la mayor reorganización del gabinete desde que asumió el poder en enero de 2019, al reemplazar a seis ministros, incluidos los de los ministerios de Relaciones Exteriores y Defensa.

Carlos Alberto Franco França fue nombrado nuevo ministro de Relaciones Exteriores y Walter Souza Braga Netto fue confirmado como titular de Defensa, dijo la oficina de prensa de Bolsonaro en un comunicado.

Sustituyen a Ernesto Araujo y Fernando Azevedo e Silva, respectivamente.

La salida de dos ministros en un día es un duro golpe para Bolsonaro, que se encuentra bajo una creciente presión para abordar la pandemia con mayor seriedad y frenar una segunda ola de infecciones que está llevando a los hospitales al borde del abismo.

Araujo, un leal aliado de Bolsonaro, había estado bajo presión durante semanas y dos fuentes del gobierno dijeron que había presentado su renuncia.

La salida de Azevedo e Silva fue una sorpresa, ya que no había rumores de descontento.

El presidente, un antiguo capitán del Ejército, ha colocado a militares en servicio y retirados en todos los niveles de su gobierno, lo que hace temer que la reputación de los miembros de la rama armada se resienta.

"Durante este tiempo, preservé a las Fuerzas Armadas como instituciones del Estado", escribió Azevedo e Silva en un comunicado del ministerio. "Me voy con la certeza de una misión cumplida".

A principios de este mes, Bolsonaro reemplazó al ministro de Salud, Eduardo Pazuello, un general en servicio activo que había supervisado la mayor parte de la respuesta al coronavirus, al que se culpó por un programa de vacunas lento y desigual.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Brasil no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios sobre la marcha de Araujo.

En los últimos días, Araujo irritó a importantes legisladores, que cada vez pedían más su sustitución y a los que molestaban sus críticas a China, una superpotencia productora de vacunas.

La estima del diplomático por el expresidente estadounidense Donald Trump también fue vista como un obstáculo para persuadir al gobierno de Joe Biden de liberar suministros de vacunas para Brasil.

La salida de Araujo fue reportada por primera vez por el periódico brasileño O Globo. La fuente que lo confirmó pidió el anonimato ya que la información aún no es pública.