El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha asegurado este miércoles que no tiene previsto destituir al jefe de la Secretaría de Comunicación de la Presidencia del país, Fabio Wajngarten, que está siendo investigando por la Policía Federal por presunta corrupción.

Bolsonaro ha indicado que Wajngarten es "más fuerte que nunca" y ha instado al diario que destapó el supuesto escándalo, 'Folha de Sao Paulo', a "cambiar de disco", tal y como ha informado dicho medio de comunicación.

La apertura de una pesquisa contra el jefe de prensa de Bolsonaro atiende a una solicitud presentada la semana pasada por la Fiscalía brasileña, que pedía investigar a Wajngarten por supuestos delitos de "corrupción pasiva, desvío de fondos y patrocinio administrativo".

Según el citado periódico, el jefe de prensa del presidente es socio de la compañía FW Comunicação, que recibe dinero de emisoras de televisión, como Record y Band (afines al Gobierno), y de agencias contratadas por la propia Secretaría de Comunicación.

La investigación está liderada por la Superintendencia de la Policía Federal de Brasilia y se centra fundamentalmente en el reparto de dinero público para publicidad gubernamental a emisoras que también tienen contratos con una empresa de Wajngarten.

Según el citado periódico, el jefe de prensa del presidente es socio de la compañía FW Comunicação, que recibe dinero de emisoras de televisión, como Record y Band (afines al Gobierno), y de agencias contratadas por la propia Secretaría de Comunicación, así como por ministerios y empresas estatales que dependen del Gobierno.

En los meses que lleva al frente de la Secretaría, cargo que asumió en abril de 2019, las firmas que ya eran clientas de su empresa pasaron a recibir un mayor porcentaje de fondos públicos.