Lima. La ministra de Relaciones Exteriores de Perú, Elizabeth Astete, dijo la noche de este domingo que presentó su renuncia tras admitir que recibió la vacuna contra el COVID-19 de la china Sinopharm, fuera de los ensayos clínicos y antes del inicio del plan nacional de inmunización.

Es la segunda baja de alto nivel en el Gobierno tras la dimisión el viernes de la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, en medio de un escándalo luego de conocerse de que el ex mandatario Martín Vizcarra obttuvo también la vacuna en octubre del año pasado, cuando estaba en el poder.

Astete afirmó que fue inoculada el 22 de enero tras recibir un ofrecimiento de la universidad peruana Cayetano Heredia, a cargo de los ensayos, para que se le inoculara la vacuna de Sinopharm de un "lote remanente" de las pruebas.

"Soy consciente del grave error que cometí, razón por la cual decidí no recibir la segunda dosis", dijo a traves del Twitter. "Por las razones expuestas, él presentó al señor Presidente de la República mi carta de renuncia", afirmó.

Astete manifestó que había aceptado la vacuna porque estuvo en contacto con "varios" funcionarios que resultaron positivos al COVID-19 en los meses de diciembre y enero.

El presidente peruano Francisco Sagasti afirmó por Twitter que tras la revelación de que altos funcionarios se habrían vacunado con dosis de ensayos adicionales, el Gobierno iniciará una investigación sumaria para esclarecer estos hechos.

"Puedo asegurar que esta decisión no afectará la llegada de las vacunas comprometidas ni las negociaciones en marcha para garantizar las vacunas para todos los peruanos y peruanas, para lo cual nuestro gobierno continuará trabajando", manifestó.

Los ensayos clínicos de Sinopharm en Perú se realizaron entre septiembre y hasta fines de año y el Gobierno anunció un inicio de un acuerdo con el laboratorio chino para adquirir hasta 38 millones de dosis de la vacuna.

El primer lote de 300.000 vacunas llegó a Perú hace una semana y el martes se inició el programa de inmunización contra el COVID-19 con la aplicación de dosis a un grupo de médicos que son los más expuestos a contraer la enfermedad, en momentos en que el país enfrenta una segunda ola de contagios.

Perú también tiene acuerdos con Pfizer por 20 millones de dosis, con AstraZeneca por 14 millones y con la alianza Covax por 13,2 millones. Asimismo negocia suministros con Johnson & Johnson, Moderna, Novavax, Gamaleya, Sinovac y Curevac.

Los muertos por la enfermedad en Perú suman un promedio de 200 diarios y hasta el domingo las víctimas se elevaron a 43.495, con una tasa de mortalidad más altas del mundo respecto a su población de 33 millones de habitantes.

En tanto los contagios crecen en promedio casi 7.000 diarios, para sumar 1.227.205 casos, según datos del Gobierno.