Moscú. La policía rusa detuvo a 1.373 personas que participaban este sábado en una manifestación en Moscú por unas elecciones libres, según un balance publicado este domingo por la oenegé OVD-Info, especializada en el seguimiento de protestas.

Mayor número de detenidos desde protestas contra vuelta de Putin a la presidencia

Según la organización, se trata del mayor número de arrestos desde las manifestaciones masivas en 2012, cuando decenas de miles protestaron contra el regreso del presidente Vladimir Putin al Kremlin después de cuatro años como primer ministro.

La protesta de este sábado frente al ayuntamiento de Moscú tuvo lugar tras una concentración que congregó a 22.000 personas el domingo anterior, algo nunca visto desde 2012.

De acuerdo a las cifras oficiales de la policía de Moscú, unas 3.500 personas, incluyendo unos 700 periodistas y blogueros, asistieron este sábado a la manifestación. Sin embargo, imágenes aéreas tomadas desde varios lugares sugirieron que al menos 8.000 personas participaron.

 

La policía informó el mismo día que hubo 1.074 arrestos por "infracciones diversas".

Protestas ocurren en medio de creciente descontento social. Las manifestaciones se desataron por la exclusión de 57 candidaturas independientes para las elecciones locales del 8 de septiembre

Asimismo, las nuevas protestas se producen en medio de un creciente descontento social por un desmejoramiento en el nivel de vida, lo que ha afectado los índices de aprobación de Putin.

Antes de la concentración de este sabado, varios opositores fueron arrestados y sus domicilios y oficinas registrados. Este miércoles, el principal opositor al Kremlin, Alexéi Navalni, fue condenado a 30 días de prisión por violación de "las reglas de las manifestaciones".

Este domingo, Navalni fue hospitalizado debido a una "grave reacción alérgica", según su portavoz, quien señaló que el opositor nunca había sufrido ningún tipo de alergia.

 

Críticas internacionales por uso excesivo de la fuerza. Varios de los arrestos efectuados este sábado fueron violentos, con numerosos manifestantes heridos en la cabeza, según periodistas de la agencia de noticias AFP.

La Unión Europea (UE) criticó esta ola de arrestos. "Estas detenciones y el recurso desproporcionado a la fuerza contra los manifestantes pacíficos (...) atentan de nuevo gravemente contra las libertades fundamentales, de expresión, de asociación y de reunión", dijo en un comunicado Maja Kocijancic, portavoz de la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

Asimismo, la oenegé Amnistía Internacional (AI) denunció este sábado un "uso excesivo de la fuerza" por parte de la policía y pidió la "liberación inmediata de manifestantes pacíficos".