La populosa capital mexicana y el aledaño Estado de México pondrán fin el lunes a una estricta cuarentena que se extendió por casi dos meses, luego de que disminuyeran el ritmo de los contagios y las hospitalizaciones vinculadas a la Covid-19, informaron el viernes autoridades.

Días antes de Navidad, la zona metropolitana del Valle de México, hogar de unas 26 millones de personas, entró en cuarentena tras el rápido avance de la pandemia en la zona, que acumula alrededor de un tercio de los casos y muertes a nivel nacional.

"Lo que tenemos en las últimas tres semanas es una disminución en el número de hospitalizaciones y a mayor velocidad de las que tuvimos en mayo y junio de 2020", dijo la alcaldesa de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, en referencia al primer repunte local del coronavirus que, a la fecha, ha dejado 1,9 millones de infectados y más de 171.000 fallecidos.

A partir del lunes, las actividades no esenciales en la capital y el Estado de México volverán a operar pero a menos de un tercio de su capacidad en el caso de los comercios, así como las agencias automotrices.

Además, se reabrirán los espacios públicos con un aforo reducido y los restaurantes ampliarán sus horarios de atención.

México, el tercer país del mundo con más muertes ligadas al coronavirus, empezó el proceso de vacunación de su población a fines del año pasado. Sin embargo, según el portal http://www.ourworldindata.org, es uno de los que menos dosis por cada 100 habitantes ha administrado.