Una comisión especial de la Cámara de Diputados de Brasil rechazó en la noche del jueves la propuesta de adoptar boletas impresas para las urnas electrónicas, en una derrota para el presidente Jair Bolsonaro.

Por 23 votos a favor y 11 en contra, el cuerpo se pronunció en contra del dictamen del ponente Filipe Barros (PSL-PR), a pesar de que éste había presentado la víspera un sustituto con enmiendas a la propuesta para tratar de recabar apoyos.

Un acuerdo para acelerar la votación de la propuesta fue alcanzado por los líderes del partido en medio de la escalada de tensión entre Bolsonaro y la cúpula del Poder Judicial, especialmente el Tribunal Superior Electoral (TSE), sobre la boleta impresa.

Bajo la amenaza de no celebrar elecciones, Bolsonaro ha acusado al presidente del TSE, Luís Roberto Barroso, de interferir en las discusiones de la Cámara para impedir la aprobación de la propuesta.

Bolsonaro ha afirmado -sin mostrar evidencia- que el actual sistema de votación es susceptible de fraude y ha amenazado con que podría no aceptar el resultado del balotaje del próximo año sin el cambio a papeletas físicas.

El movimiento de Bolsonaro se produce en medio de una baja en su popularidad y apoyo en las encuestas para las elecciones presidenciales de 2022.

A pesar del rechazo de la comisión, anteriormente el presidente de la Cámara, Arthur Lira, dijo que la propuesta de adoptar la papeleta impresa podría ser votada por el pleno de la Cámara aunque fuera rechazada por la comisión.

"Las comisiones especiales no son terminantes (...), luego sugieren el texto, pero se puede recurrir al pleno", dijo Lira.