Tegucigalpa. La exprimera dama de Honduras Rosa Elena Bonilla, esposa del expresidente Porfirio Lobo, fue condenada el miércoles a 58 años de cárcel bajo cargos de fraude y apropiación indebida de fondos, anunció un portavoz judicial.

Sin embargo, la defensa de Bonilla, quien está en prisión desde febrero de 2018, anunció que presentará un recurso ante la Corte Suprema de Justicia para buscar anular la sentencia alegando que la acusada es inocente. Este sería el último recurso interno posible para evitar la condena.

La exprimera dama fue encausada por apoderarse del equivalente a US$779.000, según pesquisas del Ministerio Público apoyadas por un organismo de la Organización de los Estados Americanos (OEA) instalado en Honduras para enfrentar la extendida corrupción.

"La exprimera dama Rosa Elena Bonilla fue condenada a 58 años de cárcel por los delitos de apropiación indebida de fondos y fraude", dijo el portavoz de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Silva.

El tribunal condenó también por malversación de fondos públicos y fraude a Saúl Escobar, cercano colaborador de Bonilla, a cumplir 48 años de cárcel, agregó Silva.

El tribunal condenó también por malversación de fondos públicos y fraude a Saúl Escobar, cercano colaborador de Bonilla, a cumplir 48 años de cárcel, agregó Silva.

Aunque se mantuviera las penas de 58 y 48 años, Bonilla y Escobar sólo cumplirían 30 años de cárcel, que es la pena máxima establecida por la ley, incluso por delitos acumulados, dijeron funcionarios judiciales.

La primera dama entre 2010 y 2014 desvió recursos provenientes de donaciones internacionales y fondos públicos locales destinados a programas sociales al pago de servicios médicos, construcciones, joyas y colegiaturas de sus hijos, según la fiscalía.

En un caso separado, uno de los hijos de Lobo fue condenado en septiembre de 2018 por una corte de Estados Unidos tras declararse culpable de conspirar para importar cocaína al país norteamericano.