Brasilia. La mayoría del Supremo Tribunal Federal de Brasil confirmó el jueves una decisión anterior que anuló las condenas penales contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, lo que propicia una carrera presidencial contra el actual mandatario Jair Bolsonaro en 2022.

La decisión, que era muy esperada, se produjo después de que el juez del máximo tribunal brasileño Edson Fachin determinara a principios de marzo que la corte de menor rango donde se juzgó a Lula carecía de jurisdicción, una decisión que fue rápidamente apelada por el principal fiscal de Brasil.

Lula, de 75 años, gobernó la economía más grande de América Latina entre 2003 y 2011, en medio de un auge de las materias primas que impulsó el crecimiento económico.

En 2018, Lula fue condenado por aceptar sobornos de empresas de ingeniería a cambio de contratos públicos y pasó un año y medio en prisión, hasta que el Supremo Tribunal Federal dictaminó que él y otros podían apelar sus casos sin cumplir condena.

Lula y sus partidarios han criticado la operación anticorrupción Lava Jato, la que califican como un esfuerzo impulsado por asuntos políticos. Las conversaciones filtradas en 2019 plantearon dudas sobre si los investigadores habían tomado atajos para asegurar los juicios.

Con las condenas anuladas, Lula podría postular una vez más a la presidencia y es el favorito entre los oponentes de Bolsonaro para enfrentarse al líder de derecha en 2022. Las primeras encuestas muestran que sería una carrera reñida.