La pandemia de coronavirus ha provocado una reducción de la actividad parlamentaria en Uruguay que ha obligado al nuevo Gobierno de Luis Lacalle Pou a posponer la aprobación de la llamada Ley de Urgencia, con la que pensaba implementar los cambios esenciales para desmarcarse de la era del Frente Amplio.

Lacalle Pou tenía previsto enviar el borrador de la Ley de Urgencia al Congreso este lunes, pero la vicepresidenta, Beatriz Argimón, y el presidente de la Cámara de Diputados, Martín Lema, anunciaron ese mismo día que su tramitación parlamentaria se pospone 'sine die'.

La Ley de Urgencia era el instrumento legislativo con el que Lacalle Pou quería poner en marcha su Administración, después de los quince años de gobierno de la coalición izquierdista Frente Amplio.

Lacalle Pou llegó a la Torre Ejecutiva el pasado 1 de marzo aupado en una "coalición multicolor" que incluye desde el centro-izquierda hasta la ultraderecha, por lo que el principal reto será mantener unido a su Gobierno.

"El Parlamento va a seguir funcionado", explicó Argimón. "Pero vamos a estar trabajando lo mínimo indispensable para llevar adelante la tarea legislativa", apuntó la 'número dos', según informa el diario urugiayo 'El País'.

Eso significa que la sede legislaiva permanecerá abierta solo para sus empleados, que tendrán que trabajar en horario continuo, salvo los que sean población de riesgo, que quedan exentos. Además, con el propósito de fomentar el teletrabajo, el miércoles se intentará una sesión virtual.

Lacalle Pou anunció el lunes el cierre de las fronteras fluviales, aéreas y terrestres con Argentina a causa de la pandemia de coronavirus, que ha dejado 29 afectados hasta el momento en el país. A nivel global, el Covid-19 deja ya más de 7.000 muertos y más de 180.000 contagiados.