Lima. La cuarentena obligatoria decretada por el Gobierno de Perú para intentar mitigar la expansión de la pandemia del coronavirus por todo el país ha provocado que las diligencias que se estaban realizando contra algunos políticos por sus supuestas implicaciones en tramas de corrupción queden aplazadas, como es el caso de la antigua primera dama Nadine Heredia.

Así, la petición de 36 meses de prisión preventiva para Heredia, señalada como "ministro de facto" por sus gestiones para favorecer a la empresa brasileña Odebrecht en la licitación de obras públicas, han sido pospuesta, al igual que las de sus supuestos socios en la trama Gasoducto, el antiguo titular de Economía Miguel Castilla y el de Minas y Energía Eleodoro Mayorga.

Al igual que su esposa, el expresidente Ollanta Humala también ha visto cómo su presencia en una sesión de control por su supuesta implicación en varias tramas corruptas dentro del caso Lava Jato ha sido aplazada.

Quien sí deberá permanecer todavía en prisión preventiva es el que fuera alcalde Lima Luis Castañeda (2015-2018) puesto que la tutela de derechos fundamentales que iba a ser presentada en su defensa este miércoles ha sido aplazada.

 

Castañeda se halla en prisión, a la espera de que se le juzgue tras ser acusado de financiación ilegal de su campaña electoral de 2014 a la alcaldía de la capital peruana y de haber recibido sobornos de Odebrecht y la también brasileña OAS.

La Fiscalía de Perú también tenía previsto, tal y como ha detallado el diario peruano 'El Comercio', una sesión de control para desplegar una acusación contra el antiguo congresista Kenji Fujimori, hijo del expresidente y condenado por corrupción Alberto Fujimori, por haber incurrido supuestamente junto a dos compañeros de partido en un delito de tráfico de influencias.

A su vez, el equipo especial Lava Jato también ha tenido que suspender sus actividad debido a la crisis sanitaria en el país y aplazar el interrogatorio de un exsecretario de Alan García, el expresidente peruano que decidió acabar con su vida cuando se disponían a arrestarlo para ser interrogado acerca de su posible vinculación con la trama de Odebrecht.

El domingo, el presidente de Perú, Martín Vizcarra, decretó el estado de emergencia y anunció el cierre total de fronteras, la suspensión internacional de todo tipo de tráfico, así como la cuarentena obligatoria durante 15 días a causa del coronavirus en el país, que ya registra ya más de 70 casos.