La Habana. Cuba reinsertó el objetivo de un "avance hacia la sociedad comunista" en el borrador de la nueva Constitución del país, luego de que su eliminación de la primera versión despertó la preocupación entre miles de ciudadanos, dijo este jueves la televisión estatal.

La Asamblea Nacional está debatiendo esta semana un borrador revisado de la Constitución que busca reemplazar una carta magna vigente desde 1976 para reflejar mejor los tiempos, por ejemplo, reconociendo la propiedad privada y abriendo la puerta al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Cuba es uno de los pocos países del mundo aún gobernado por el Partido Comunista y ha insistido en que su sistema socialista de partido único es irrevocable.

Sin embargo, la comisión que redactó la nueva Constitución, encabezada por el jefe del partido, Raúl Castro, retiró la mención del "comunismo" del primer borrador que publicó en julio y que sometió a una consulta popular de tres meses en todo el país.

"El revolucionario verdadero es el que siempre busca vencer los límites de lo posible y por eso es que tenemos que mantener esa aspiración (el comunismo) y tenerla expresamente en el Proyecto de Constitución", dijo el diputado Yusuam Palacios.

Miles de ciudadanos en reuniones a nivel comunitario pidieron que se volviera a incluir esa referencia, según la emisora estatal de Cuba, y como resultado se reinsertó en el borrador que ahora está debatiendo la Asamblea Nacional.

"El revolucionario verdadero es el que siempre busca vencer los límites de lo posible y por eso es que tenemos que mantener esa aspiración (el comunismo) y tenerla expresamente en el Proyecto de Constitución", dijo el diputado Yusuam Palacios a la asamblea este jueves.

La inclusión de "comunismo" es uno de los 760 cambios al primer borrador realizado tras la consulta popular.

El Gobierno ha insistido en que la redacción de la Constitución es una democracia participativa en su mejor momento, mientras que los críticos señalan que los fundamentos del sistema cubano nunca estuvieron en discusión y afirman que su metodología es cuestionable.

Si este último borrador es aprobado, como se espera, en una votación de la Asamblea Nacional esta semana, se enviará a un referendo nacional el 24 de febrero.