Buenos Aires. El que fuera vicepresidente con Néstor Kirchner entre 2003 y 2007 y aspirante en 2015, anuncia su candidatura a representar al peronismo en las próximas elecciones y confía en ganar aunque se presente la ex presidenta Cristina Fernández.

"Mi decisión está tomada: voy a ser precandidato a presidente", anunció el diputado peronista Daniel Scioli, de 62 años, en un acto en el teatro ND Ateneo de Buenos Aires, el mismo escenario en el que en 2003 lanzó su candidatura como compañero de fórmula del fallecido Néstor Kirchner, con quien fue vicepresidente hasta 2007.

El diputado por Unidad Ciudadana presentó además en el acto su libro 'El otro camino'.

El político sostuvo que este año, en el que su país celebrará primarias en agosto y presidenciales en octubre, los argentinos deberán elegir "con toda claridad entre más ajuste o el gran desarrollo nacional".

Scioli dice que espera competir con otros precandidatos como Felipe Solá, Agustín Rossi y Guillermo Moreno y se mostró confiado en ganar incluso si se presentara Cristina Fernández.

Scioli aseveró que las políticas económicas y sociales de Macri, quien este año buscaría su reelección, "no pudieron ser peores", "con ajuste, salarios a la baja, una injusta distribución del ingreso y una inflación absolutamente descontrolada".

Scioli ya fue candidato a la Presidencia en 2015 y en los comicios de octubre de ese año obtuvo el primer puesto, pero con un caudal de votos que le obligó a disputar una segunda vuelta, en noviembre, en la que resultó derrotado por el conservador Mauricio Macri.

El ahora precandidato reconoció que aquella derrota le "dolió" más que el accidente que sufrió con su lancha en 1989, cuando perdió el brazo derecho.

"El sentimiento fue tan fuerte porque tenía muy claro que no se trataba de una derrota personal, sino de la derrota de más de 40 millones de argentinos que hoy sufren una gran frustración", sostuvo.

El diputado aseguró que "otro camino es posible" y que, de acceder a la Casa Rosada (sede del Ejecutivo), su Gobierno será de "unidad" y "concertación".

En declaraciones a la prensa argentina, Scioli dice que espera competir con otros precandidatos como Felipe Solá, Agustín Rossi y Guillermo Moreno y se mostró confiado en ganar incluso si se presentara Cristina Fernández, que hoy estaba en Cuba visitando a su hija, en tratamiento médico allí.

Scioli dedicó un saludo a Fernández y se solidarizó con ella por su hija. Para quien reservó sus más duras palabras fue para Macri: "Ahora soy yo el que pregunto: ¿en qué se ha convertido su revolución de la alegría?", le espetó.

Scioli prometió incentivos a la producción, el fin de los "tarifazos", reducción de impuesto, aumentos de jubilaciones, mejoras en la seguridad ciudadana, mayor presupuesto en educación, ciencia y tecnología, acceso a tierra, techo y trabajo y un "drástico replanteo" de los compromisos impuestos por el Fondo Monetario Internacional.