Brasilia. La desaprobación del presidente Jair Bolsonaro aumentó al 38% en agosto desde el 33% en julio, mientras que la aprobación cayó del 33% al 29%, según una encuesta de Datafolha publicada este lunes.

Los que califican al gobierno de Bolsonaro como regular se mantuvieron estables, pasando del 31% al 30%, según una encuesta de 2.878 personas en 175 municipios. El sondeo, publicado por el periódico Folha de S.Paulo, tiene un margen de error de dos puntos porcentuales.

Bolsonaro vio su aumento de la desaprobación principalmente en la región noreste, donde aquellos que consideran que su gobierno es malo o muy malo fue al 52% en agosto desde el 41% de julio. A fines del séptimo mes, Bolsonaro llamó a los gobernadores del noreste "paraibas" (región pbdre del norte del país) cuando pensó que no estaba siendo grabando.

El aumento en el rechazo del presidente también se produce después del incendio en el Amazonas, que generó una fuerte presión internacional sobre Brasil. La encuesta de Datafolha mostró un gran rechazo a la conducción de Bolsonaro a este respecto, con un 51% de los encuestados que lo consideraban malo o muy malo.

Entre otras medidas controvertidas de los últimos meses, el presidente anunció que tiene la intención de nombrar a su hijo Eduardo Bolsonaro (PSL-SP) como embajadorb de Brasil en Washington.

El presidente también sufrió la pérdida de apoyo entre los más ricos, aquellos con ingresos mensuales superiores a 10 salarios mínimos, según la encuesta. En este segmento, la aprobación cayó al 37% en agosto desde el 52% en julio.

También aumentó el rechazo del comportamiento de Bolsonaro. Para el 32%, el presidente no se comporta correctamente para el puesto en ninguna ocasión, hasta 7 puntos más desde julio.